Rama Amarilla



Lobatas y lobatos (de 8 a 12 años)

El “Lobatismo” es la rama amarilla, donde se prepara a los niños y niñas para las siguientes dos ramas: la verde y la roja. El Lobatismo es “un sistema completo en sí mismo” (Vera Barclay) y adaptado a la infancia. El tema y fundamento fue tomado por nuestro fundador Baden Powell, de El Libro de la Selva, escrito por Rudyard Kipling.

El Lobato o Lobata puede entrar en la Manada a partir de los 7 u 8 años y se desarrolla en ella hasta los 11 ó 12 años.

Algunos aspectos fundamentales del Lobatismo

El JUEGO es para ellos “el verdadero que hacer de la vida”.

Están organizados en SEISENAS, compuestas por 5 lobatos(as) y 1 seisenero(a). De ésta forma, se les prepara a los lobatos y lobatas como futuros líderes, aunque su autonomía es aún limitada. El Seisenero o la Seisenera es aquel lobato(a) que ha comprendido mejor el ideal y tiene una personalidad capaz de liderar un poco al resto de sus compañeros.

La MANADA se compone de hasta 4 Seisenas, sin pasar de 24 Lobatos(as).

La Manada es una “FAMILIA FELIZ” (Vera Barclay): El niño o la niña tiene una necesidad fundamental de ser amado(a), comprendido(a); de vivir en paz y armonía. La Manada le ofrece ese clima privilegiado Por eso la Manada es la unidad de vida y no se separa sino excepcionalmente.

Al Jefe de Manada se le llama AKELA, quien se ha formado en los cursos o campamentos-escuela requeridos. Pero más aún que conocimientos adquiridos, es necesario que para tener éxito, sepa amar y comprender a los niños y niñas, y haber conservado o reencontrado su “espíritu de infancia”. El resto de los jefes de la Manada también son adultos y tienen funciones importantes como asistentes de Akela.

Los jefes y asistentes son llamados VIEJOS LOBOS.

El Sacerdote, o Consejero Religioso, se esfuerza en formar en los Lobatos y Lobatas “una fe inquebrantable en la bondad y la ternura de Dios” para con sus hijos. Además, prepara a los que deseen ayudar en la Misa. Les hace comprender el sentido de la liturgia y el significado profundo del Santo Sacrificio. Por último, según sus posibilidades, pasa un tiempo con los lobatos o lobatas en el campamento, y celebra la Misa, donde hay una participación activa de toda la Manada.

Los 5 FINES del Escultismo son los mismos para la Rama” Lobatismo”, pero adaptados a las posibilidades del niño o niña. El Lobato o Lobata se compromete mediante la Promesa a hacer “lo mejor”. Las reglas de vida son la Ley de la Manada y las Máximas de Baloo, que llaman a ser un(a) chico(a) limpio(a), atento(a), servicial, alegre y responsable: un futuro Scout o una futura Guía.

La PROGRESIÓN de los Lobatos

El transcurso de su estancia en la Manada está marcada por pruebas sencillas y por especialidades. Entrando como “Pata tierna”, llega a ser Lobato(a)cuando hace su promesa. Normalmente puede hacerla transcurridos seis meses y lleva entonces la insignia del Lobo. Después puede conseguir una “primera estrella” que corresponde a la capacidad de seguir con aprovechamiento las actividades de la Manada. Por último, con su “segunda estrella”, llega a ser un(a) Lobato(a) que tiene “los ojos y las orejas bien abiertas”.